acciones

Desarrollo Rural

Creemos en un desarrollo rural equilibrado, no queremos ser pequeñas ciudades, si no pueblos donde vivir sea una opción no una obligación. Trabajamos de manera global con el conjunto de la población.

El mundo rural,  nuestro pueblo Nalda, conformado por una comunidad de 1000 habitantes necesita un desarrollo equilibrado, que mantenga los valores rurales, pero que tenga acceso a los avances de nuestra sociedad, nuevas tecnologías, comunicaciones, servicios de salud y de educación, nuevas filosofías de vida,  ocio y empleo, con una especial mirada hacia la infancia y los jóvenes.

Necesitamos estar en conexión con el mundo, con otras realidades, tener siempre la ventana abierta para volar por el planeta, aumentar nuestros saberes, acoger a visitantes de otros lugares que quieran conocernos o que decidan vivir en nuestro pueblo.

Necesitamos mejorar nuestros servicios ajustandonos a cada realidad rural.

Vivir en un pueblo no tiene que ser un retroceso, si no el acceso a una mejor calidad de vida, a disfrutar de los silencios, al disfrute de todos los aportes medioambientales y de unas relaciones personales más cercanas, también al mantenimiento de los pequeños comercios, artesanos y otros sectores que dan vida a los pequeños territorios.

En los espacios rurales es más fácil equilibrar algunos tipos de desigualdades, se es más consciente de ellas, sobre todo aquellas que sitúan a algunas personas en la línea de la pobreza y la desigualdad. En los pueblos es más fácil vivir con poco, relacionarse entre todos y en ello, un eje vertebrador son las mujeres y el asociacionismo.

En nuestra asociación las mujeres tienen los cargos representativos, nuestros proyectos de empleo, formación y cuidado tienen muy presentes las desigualdad que sufren las mujeres relacionada con todos los aspectos de su vida.