Equipo de Investigación Micorrizas.

desarrollo rural

Con una duración de 4 años, el objetivo general del proyecto es implantar el cultivo de Micorrizas Vesículo Arbusculares (MVA) para su aplicación en cultivos hortícolas.

La demanda de herramientas innovadoras que reviertan esta situación de manera más sostenible ha promovido la formación del Equipo de Innovación “Micorrizas”. El programa de desarrollo rural del Gobierno de La Rioja, Orden 17/2016, de 11 de julio, de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, regula las ayudas a las acciones de cooperación con carácter innovador, dentro de las que se enmarca nuestro proyecto. Los resultados contribuirán a resolver los principales problemas actuales del recurso suelo. Para alcanzar este fin se proponen los siguientes objetivos específicos:

 Aislar inóculos locales de MVA. Producir MVA en laboratorio y aplicar MVA bajo condiciones de invernadero. Aplicar MVA bajo condiciones de campo y difundir, transferir los resultados y  capacitar a productor@s y técnic@s.

Dentro de los microorganismos del suelo, las micorrizas han ganado un creciente interés no solo como productoras de hongos comestibles (hongos, trufas), sino también como ingenieras del ecosistema y biofertilizantes. En el caso de las Micorrizas Vesículo-Arbusculares (MVA), que no producen hongos comestibles, sino que su ciclo de vida está ligado al interior de la raíz de la planta, establecen una relación de beneficio mutuo (simbiosis) con un 90% de especies de plantas. La MVA provee de nutrientes minerales a la planta, principalmente Fosfato, a cambio de Carbono procedente de la fotosíntesis de la planta. Existen unas 6000 especies de MVA y pueden representar el 10% o más de la biomasa microbiana del suelo. Las MVA forman una malla fina a través del suelo (micelio), así como estructuras ramificadas (arbúsculos) dentro de las células de las raíces de las plantas; donde ocurre el intercambio de nutrientes minerales y Carbono.

El equipo de Innovación “Micorrizas” está coordinado por la Asociación “El Colletero”, y cuenta con el agricultor Gabriel Fabón (Tomat eco) y la empresa de asesoría agrícola AgroVIDAR. El desarrollo del cultivo de micorrizas está a cargo de la empresa Clean-Biotec, que presta su servicio como consultoría externa.